Aditivos para aceite

Los aditivos para aceites son componentes indispensables de los aceites lubricantes modernos. Mejoran las propiedades lubricantes de los aceites base al aumentar la viscosidad y la lubricidad del aceite. Además, se utilizan para proteger los motores de la corrosión, prolongar la vida útil del aceite y disolver y dispersar los lodos perjudiciales.

 

La necesidad de reducir las emisiones de los vehículos y de aumentar el ahorro de combustible ha llevado al desarrollo de aceites lubricantes que permiten tolerancias de fabricación más estrictas en los vehículos y el uso de sofisticadas tecnologías de reducción de la contaminación, como los convertidores catalíticos y los filtros de partículas.

 

Aunque las cualidades del aceite base han sido modificadas por procesos avanzados de refinado, la introducción de estos sofisticados aceites no habría sido posible sin la innovación simultánea en la tecnología de los aditivos. Normalmente, una mezcla de aceite lubricante moderna tiene un paquete de aditivos con al menos media docena de aditivos diferentes que, en conjunto, suponen alrededor del 5% del volumen del aceite y, en algunos casos, bastante más.

 

Aditivos

 

Los aditivos se clasifican según las funciones que desempeñan. Las características más conocidas de los aditivos son los mejoradores de la viscosidad y los reductores de la fricción, pero otras características igualmente importantes son las que evitan la formación de lodos en el motor, eliminan los depósitos de hollín y evitan la formación de espuma. Las principales categorías de aditivos son las siguientes:

 

- Viscosidad: La viscosidad del aceite cambia con la temperatura, y los modificadores del índice de viscosidad garantizan que el aceite sea suficientemente viscoso a temperaturas normales, pero que no se diluya tanto a temperaturas de funcionamiento del motor más altas que no pueda protegerlo. A temperaturas muy bajas, la cera del aceite se solidifica, impidiendo el flujo del aceite. Los depresores del punto de fluidez se utilizan para reducir la temperatura a la que ocurre esto, asegurando una lubricación adecuada en invierno.

 

- Lubricidad: La lubricidad es un término que se refiere a la capacidad de un aceite para lubricar y evitar el desgaste. Los modificadores de fricción se utilizan para reducir la fricción y mejorar el ahorro de combustible. Los aditivos antidesgaste recubren las superficies, impidiendo el contacto entre metales en condiciones de lubricación límite, y las superficies muy cargadas, como los trenes de válvulas, se protegen con aditivos de extrema presión.

 

- Control químico: Estos productos reaccionan químicamente para proteger el motor. Los detergentes se utilizan para neutralizar las impurezas y evitar que los lodos se acumulen en las piezas del motor, especialmente las que están calientes. Los inhibidores de la oxidación retrasan y evitan la corrosión de los componentes metálicos causada por los ácidos que se forman en el proceso de combustión. La oxidación del aceite se inhibe mediante desactivadores de metales que proporcionan una película protectora en las superficies calientes.

 

- Control de la contaminación: Varios contaminantes producidos durante el proceso de combustión llegan al aceite. Los dispersantes se utilizan para mantener estos contaminantes en suspensión: el hollín es un buen ejemplo de estos contaminantes. Los productos antiespumantes se utilizan para evitar la formación de espuma en el aceite, ya que esto provocaría una pérdida de lubricación y favorecería la aparición de picaduras y corrosión. Del mismo modo, los agentes antiniebla se utilizan para evitar la niebla.

 

- Protección de los retenes de aceite: Los aceites modernos tienden a endurecer los materiales utilizados en algunos sellos de aceite, permitiendo que el aceite se filtre a través de ellos. Los acondicionadores de sellos añadidos al aceite evitan este fenómeno ablandando los sellos y haciendo que se hinchen.

 

- Aditivos del mercado secundario: Los aditivos del mercado secundario utilizan muchos de los mismos aditivos que se encuentran en los aceites lubricantes y pueden ser útiles para tratar problemas específicos en motores antiguos.

 

Formulación del aceite

 

La formulación del aceite lubricante moderno es un proceso complejo. Comienza con la selección del aceite base que puede ser aceite mineral, aceite mineral altamente modificado o aceite producido sintéticamente. Las características de los hidrocarburos que componen los aceites minerales varían de un lote de petróleo crudo a otro, y la formulación del aceite según los requisitos específicos debe tener en cuenta esta variación.

 

El aceite producido sintéticamente y el aceite de hidrocarburo altamente modificado tienen cualidades más consistentes, y ésta es una de las razones por las que los aceites sintéticos tienen propiedades superiores en comparación con los aceites minerales.

 

Los aceites se formulan para cumplir con los requisitos de la API, la ACEA y los fabricantes de motores con propiedades muy específicas que se validan mediante pruebas exhaustivas. Para cumplir estos requisitos, que incluyen pruebas de viscosidad, lubricidad, estabilidad, desgaste y formación de lodos, los fabricantes de aceites lubricantes como BIZOL tienen que realizar pruebas exhaustivas de sus productos.

 

Los aceites diseñados para vehículos de gasolina tienen propiedades diferentes a los diseñados para vehículos diesel debido a los diferentes efectos de la combustión de estos combustibles.

 

Selección de aceite

 

Como se observa en las secuencias de aceites de API, los requisitos de los aceites han evolucionado considerablemente desde los años 30 hasta la actualidad. En los años 30, el Ford Modelo T utilizaba un aceite con una clasificación de servicio SA que representaba un aceite mineral puro sin aditivos. El uso de dicho aceite, si todavía estuviera disponible para los motores modernos, provocaría su fallo. Es muy importante que el aceite utilizado en los vehículos modernos tenga una clasificación de servicio API equivalente al año de fabricación del vehículo y que cumpla con la clasificación de servicio API del manual del vehículo. Según el sistema de clasificación API, los aceites más nuevos pueden utilizarse con seguridad en los vehículos más antiguos, y esto es generalmente una buena idea debido a los paquetes de aditivos de mayor calidad.

 

Sin embargo, no se puede decir lo mismo de los vehículos fabricados en Europa con el sistema ACEA. Según este sistema, es aconsejable utilizar un aceite que se ajuste a las clasificaciones de la ACEA.  De hecho, algunos aceites A5/B5 de mayor calidad son bastante inadecuados para los vehículos anteriores.

 

Aparte de lo anterior, el aceite seleccionado debe ser siempre el grado para el vehículo especificado en el manual del mismo. Si se utiliza un aceite más grueso o más fino que el recomendado por el fabricante del vehículo, es probable que el motor se desgaste y se dañe.

 

Formulaciones de los aceites de motor BIZOL

 

Los aceites BIZOL se fabrican de acuerdo con los requisitos de ACEA y API. La gama de productos incluye aceites de motor, aditivos de aceite, aditivos de combustible, aceites de transmisión, líquidos de frenos y grasas. La fabricación se realiza de acuerdo con las normas ISO 9001:2008 e ISO 14001:2005, que exigen que todas las actividades de producción se documenten y se supervisen para comprobar su conformidad.

 

Esto significa que todas las materias primas deben ser del más alto nivel y comprarse a proveedores reputados y conocidos. Cada lote de aceite o aditivo fabricado se muestrea, se analiza exhaustivamente y las muestras se conservan para su verificación durante al menos un año.

 

Todos los aditivos utilizados en los aceites lubricantes BIZOL se ajustan a las normas más estrictas, garantizando así los más altos niveles de calidad.

 

BIZOL fabrica tanto aceites de motor minerales como aceites de motor sintéticos. Los aceites base para los aceites sintéticos son una combinación de aceite base mineral altamente modificado e hidrocraqueado y aceites base totalmente sintéticos. Su gama de productos cubre los requisitos de prácticamente todos los vehículos de fabricación europea, asiática y americana disponibles en los Estados Unidos, así como la mayoría de los vehículos comerciales.

 

El papel de los aditivos del mercado postventa

 

Aunque siempre es mejor utilizar un aceite de motor de alta calidad que cumpla con los requisitos del vehículo, hay ocasiones en las que un aditivo para aceite de posventa podría resolver un problema concreto, especialmente en motores más antiguos o poco cuidados. Es importante tener en cuenta que es muy poco probable que un aditivo pueda mejorar el rendimiento del motor más allá de lo que se podía conseguir cuando el vehículo era nuevo.

 

Los aditivos mejoran las propiedades del aceite

 

Los aditivos para aceites de motor son esenciales para los aceites de motor modernos y proporcionan importantes beneficios sin los cuales la tecnología moderna de automoción simplemente no existiría. Además de proporcionar una protección crítica para los modernos motores de gasolina y diésel de alta velocidad, los paquetes de aditivos modernos permiten a los fabricantes de automóviles aumentar los intervalos de cambio de aceite en sus vehículos sin sacrificar el rendimiento y la vida útil del motor. Se ha demostrado que estas ventajas contribuyen a reducir el coste de los intervalos de cambio de aceite ampliados y a reducir la contaminación ambiental.

 

Los automovilistas de todo el mundo han tardado relativamente en aceptar este concepto, pero el éxito de la moderna tecnología de aditivos, combinado con el uso de aceites base sintéticos, ha permitido a los fabricantes de automóviles europeos recomendar de forma rutinaria cambios de aceite prolongados para sus vehículos, con intervalos de cambio de aceite que, en algunos casos, superan las 15.000 millas o los 24.140 kilómetros.

Buscador de aceites Acerca de nosotros Contacto Productos