Blog-bujias-spray-bizol

Daños evitables en las bujías o calentadores

Evitar el agarrotamiento, la oxidación o la soldadura en frío

El agarrotamiento de los calentadores o bujías puede ser algo habitual en los vehículos con una larga vida útil, y los mecánicos profesionales y los automóviles suelen tener dificultades a la hora de desmontarlos. La causa suele estar en la naturaleza de algunos materiales que tienden a agarrotarse o soldarse en determinadas condiciones de funcionamiento. Pero también la oxidación o los residuos de combustión quemados o endurecidos provocan a menudo el agarrotamiento de los componentes. Especialmente en las bujías de incandescencia, no es raro que se produzcan daños durante la reparación, e incluso pueden romperse o arrancarse. Pero, ¿cómo se pueden evitar los daños en los componentes y ahorrar tiempo y dinero? Traducción realizada con la versión gratuita del traductor www.DeepL.com/Translator

Diferentes diseños y aplicaciones

El funcionamiento de las bujías de encendido y de las bujías incandescentes es fundamental para el funcionamiento de los dos motores de combustión interna más extendidos: los de gasolina y los diésel. En los motores de gasolina, las bujías generan chispas mediante impulsos eléctricos que encienden la mezcla de gas y aire.

En los motores diésel, el encendido de la mezcla de combustible se produce cuando se alcanza una determinada presión y temperatura en el cilindro. Dependiendo del diseño, se produce la asistencia al encendido:

  • a bajas temperaturas externas
  • durante el momento del pre calentamiento
  • luego del arranque
  • durante el funcionamiento del motor

Señales de calentadores defectuosos

Las bujías de incandescencia dañadas pueden dificultar el arranque del motor y favorecer el arranque al ralentí. A veces, pueden retrasar el apagado del piloto en la cabina.

Señales de bujías defectuosas

Al igual que los calentadores, los signos típicos de una bujía averiada son las sacudidas del motor, la pérdida de potencia, el aumento de las emisiones contaminantes o el encendido de la luz de control del motor en la cabina. Pero hay otras causas que también pueden provocar fallos de encendido. Los sistemas de alto voltaje, especialmente los distribuidores de encendido y los interruptores de los vehículos más antiguos, suelen ser susceptibles a los daños.

El montaje y desmontaje correctos ahorran tiempo y dinero

Por regla general, se recomienda dejar los trabajos de sustitución de calentadores en manos de un taller especializado. Esto se debe a que, a pesar del uso de herramientas profesionales, los calentadores podrían romperse o partirse si no se utilizan sprays especiales como BIZOL Ceramic+ L55 Spray durante la instalación. En el peor escenario, los orificios de rosca de la cabecera de los cilindros pueden resultar dañados hasta el punto de tener que ser reparados.

Sin embargo, en la práctica y en muchos talleres asociados a BIZOL, el tratamiento preventivo con BIZOL Ceramic+ L55 Spray mostró excelentes resultados. El fino y duradero revestimiento de la superficie evita que se pegue debido a la oxidación, la combustión o la soldadura en frío en las superficies de contacto en peligro. Esto no sólo ahorra dinero en costosos trabajos de reparación de la cabeza del cilindro, sino también mucho tiempo al retirar las piezas de desgaste.

This post is also available in: English

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *