Filtro de partículas diésel, ¿qué es y qué puede fallar?

La aparición del filtro de partículas diésel es consecuencia de la necesidad de que los vehículos cumplan con las normas de emisiones cada vez más estrictas. Hoy en día, todos los vehículos con motor diésel vienen equipados ya de fábrica con un filtro de partículas diésel (DPF). Su función principal es eliminar las finas partículas de hollín de los gases de escape. El DPF es como cualquier otro filtro, debe limpiarse o sustituirse a intervalos regulares. El sistema de gestión del motor normalmente se encarga de regenerar el DPF de forma regular, pero sólo cuando las condiciones de funcionamiento lo permiten.

¿Cómo funciona la regeneración del DPF?

Para que el DPF siga funcionando correctamente, debe poder regenerarse, es decir, purgar el hollín atrapado en el filtro. Durante la regeneración del filtro, las partículas de hollín, filtradas de los gases de escape durante el funcionamiento normal, se queman y los finos poros del filtro vuelven a estar libres.

Para iniciar la regeneración, los gases de escape deben alcanzar una temperatura de al menos 600°C y la necesidad de alcanzar esta temperatura es donde comienza la dificultad. Los gases de escape normalmente sólo alcanzan esta temperatura en viajes largos por autopista a alta velocidad. La conducción frecuente en tráfico de parada y arranque rara vez permite que la temperatura de los gases de escape supere los 400°C. No se realiza la regeneración y no se quema el hollín, lo que afecta cada vez más al funcionamiento del DPF al obstruirlo.

¿Cuáles son los síntomas de un filtro de partículas diésel obstruido?

Si el número de ciclos de regeneración del DPF se reduce o no se lleva a cabo, debido a que no se cumplen las condiciones de regeneración, el resultado es un filtro bloqueado. Después de un número de horas de funcionamiento sin que se realice la regeneración, la gestión del motor encenderá una luz de advertencia en el salpicadero.

Si la regeneración automática sigue sin llevarse a cabo debido a que no se cumplen las condiciones, tendrá que hacer que se limpie el DPF o incluso puede que haya que sustituir el filtro obstruido. BIZOL DPF regeneration+ d61 limpia el DPF incluso si el vehículo sólo recorre distancias cortas y se conduce en tráfico urbano.

Los perfiles de conducción desfavorables dificultan la regeneración automática eficaz del DPF

Las condiciones de funcionamiento del mundo real pueden dificultar o impedir la regeneración automática del DPF. Además, la acumulación de depósitos que obstruyen los inyectores, la acumulación de suciedad en la válvula de recirculación de los gases de escape, como el tipo de aceite de motor incorrecto o la mala calidad del combustible pueden provocar la obstrucción prematura del filtro.

Señales de que ha llegado el momento de limpiar el filtro de partículas diésel

Las señales de advertencia que indican que el DPF podría estar obstruido son la reducción del rendimiento, el aumento del consumo de combustible y de las emisiones de escape, etc. y, por supuesto, el indicador luminoso de advertencia del DPF que se enciende en el tablero de instrumentos. Si nota alguno de estos fenómenos, ya es hora de utilizar un aditivo especial para el combustible, como BIZOL DPF Regeneration+ d61.

¿Cómo funciona la limpieza del filtro de partículas diesel?

BIZOL DPF Regeneration+ d61 reduce la temperatura para quemar las partículas a 350°C. A 350°C la regeneración del DPF es posible incluso cuando se conduce con frecuencia en tráfico de parada y arranque, es decir, en el tráfico urbano. No puede ser más sencillo, basta con verter el producto directamente en el depósito de combustible. En países con buena calidad de combustible, recomendamos su uso cada tres llenados del depósito. En países con mala calidad de combustible, nuestros expertos aconsejan una aplicación preventiva cada vez que se llene el depósito.

¿Aún no está seguro? Aquí tiene una lista con las cuatro principales ventajas de un filtro de partículas diésel limpio:

  • mejora del rendimiento
  • reducción del consumo de combustible
  • reducción de las emisiones de escape
  • máxima velocidad máxima

Regeneración por conducción de larga distancia

La regeneración del filtro de partículas debe ser prioritaria como tarea de mantenimiento para evitar costes innecesarios en el taller. Es esencial que la regeneración del DPF se lleve a cabo con regularidad para evitar el aumento del consumo de combustible y la pérdida de potencia debido a un DPF bloqueado.

Ciertos patrones de conducción pueden favorecer la purga automática del DPF. Mantener una velocidad constante durante largas distancias permite que los gases de escape alcancen la temperatura de combustión necesaria. Este tipo de patrones de conducción son sinónimos de viajes largos por autopista o por el interior del país, que facilitan la regeneración del DPF.

Regeneración mediante la conducción habitual

Es más fácil, rápido y barato simplemente comprar BIZOL DPF Regeneration+ d61 y verterlo en el depósito de combustible, en lugar de tener que planificar un viaje adicional por autopista. La aplicación no puede ser más sencilla, sólo hay que añadirlo cada vez que se reposta o cada tercer depósito. Tiene un efecto catalizador y reduce la temperatura de ignición del hollín a unos 350 °C para garantizar una combustión continua del hollín, incluso a bajas cargas y temperaturas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *