Las discusiones en torno al tema de los aditivos y su eficacia en el mundo real se han prolongado desde que los aditivos están en el mercado. ¿Un modificador de la fricción reducirá el desgaste del motor o un limpiador del sistema de combustible marcará realmente una diferencia en el rendimiento? Los argumentos a favor y en contra siguen casi siempre líneas divisorias ideológicas, basadas en creencias muy enraizadas en ambos lados del debate.

Es fácil ver por qué hay cierto escepticismo, ya que las ganancias no suelen ser tan pronunciadas como se espera y no son fáciles de demostrar a través de pruebas sencillas, a menudo se basan en pruebas anecdóticas de testimonios personales. Asimismo, quienes utilizan los productos año tras año también están convencidos de que los beneficios que reportan son más que simples ganancias percibidas. Si a esto le añadimos la solidez de la ciencia que soporta los productos, es una receta para el conflicto.

A la inversa, y de forma inesperada, la respuesta es mucho más sencilla de lo que se podría pensar. Los aditivos definitivamente funcionan, lo cual es bastante fácil de probar. Todos los fabricantes de vehículos los especifican en sus aceites homologados y los fabricantes de lubricantes utilizan diferentes paquetes de aditivos para mezclar sus aceites. El uso de aditivos es una idea convencional y los motores y aceites de motor modernos no pueden funcionar sin ellos. Hay aditivos en los combustibles para evitar la cera, detener el golpeteo del motor, etc. La lista de aplicaciones es larga.

La controversia surge en torno al debate sobre si los productos individuales realmente ofrecen lo que los fabricantes afirman. El problema es que es muy difícil demostrar los efectos positivos, como ocurre con los beneficios para la salud que afirman los productores de alimentos.

No cabe duda de que consumir una margarina baja en grasas beneficiará con el tiempo al sistema cardiovascular al reducir el consumo de grasas saturadas, pero el efecto es mucho más notable si se hace ejercicio con regularidad. Lo que es cierto para la dieta también lo es para los aditivos, es decir, hay numerosos factores que pueden afectar al resultado de un tratamiento, y por eso es tan difícil obtener pruebas contundentes de los beneficios.


ACEITES

Los paquetes de aditivos en los aceites de motor difieren enormemente según las necesidades del motor y las especificaciones del fabricante. Por ejemplo, los antioxidantes ralentizan el proceso de envejecimiento del aceite, por lo que los aceites de larga duración contienen mayores cantidades de antioxidantes. ¿Pero qué ocurre si un aceite de larga duración es demasiado caro o simplemente no está especificado para el vehículo? Esta es precisamente la situación en la que entran en juego los aditivos y la razón por la que el debate en torno a los aditivos se ve enturbiado por la falta de comprensión de lo que pueden y lo que no pueden utilizarse.

Las pruebas de eficacia de los aditivos suelen basarse en la búsqueda de mejoras específicas que el aditivo no puede aportar. La mayoría de los aditivos se limitan a evitar el desgaste o a recuperar el rendimiento perdido si el fabricante ha hecho un buen trabajo.

Las ventajas que ofrecen los aceites de motor modernos con aditivos que reducen el desgaste, como las partículas de tungsteno, a menudo no están disponibles para los motores de generaciones anteriores, porque los aceites respectivos no se basan en esa tecnología.

También en este caso, en lugar de comprar un aceite de motor moderno inadecuado, a menudo tiene sentido utilizar un aditivo que contenga un componente reductor del desgaste. Un aditivo de un solo uso suele ser la opción más barata a largo plazo, ya que un tratamiento dura varios cambios de aceite, no sólo hasta que se vacía el aceite.


LIMPIADORES DEL SISTEMA DE COMBUSTIBLE

A menudo se afirma que los aditivos no son necesarios para los vehículos que circulan en regiones como Europa o Estados Unidos, etc., con un suministro fiable de combustible y lubricantes de alta calidad. Sin embargo, incluso si un vehículo se mantiene a un alto nivel y sólo se utilizan combustibles y lubricantes de alta calidad, los depósitos se siguen acumulando.

Ningún filtro de aire o de aceite puede eliminar todos los contaminantes contenidos en el medio que está filtrando, lo cual es una de las razones por las que se forman residuos. Los depósitos se acumulan con el tiempo, por ejemplo, a medida que el combustible se descompone, durante el proceso de combustión y por muchas otras razones. Los aditivos del sistema de combustible están diseñados para mantener limpio el sistema de combustible desde el depósito hasta la cámara de combustión.

Los limpiadores de un solo uso son en realidad un método eficaz y no invasivo para eliminar los depósitos sin necesidad de desmontar componentes o sistemas completos. Los vástagos de las válvulas de admisión son un punto débil reconocido, ya que son susceptibles a la acumulación de carbono, lo que hace que se peguen y no sellen correctamente, lo que provoca un mal comportamiento en el arranque. El problema de las válvulas atascadas es especialmente pronunciado en condiciones de arranque en frío.

Los limpiadores del sistema de combustible pueden solucionar esta situación rompiendo los depósitos pesados, liberando los vástagos de las válvulas de la carbonilla y permitiendo que las válvulas vuelvan a funcionar libremente.

Desde el punto de vista del mantenimiento, es lógico que se utilicen aditivos a intervalos regulares para eliminar la contaminación persistente de los sistemas de suministro de combustible y los componentes de admisión de aire. Si el sistema de combustible no se limpia periódicamente, puede aumentar el consumo de combustible, reducir la potencia y aumentar las emisiones.

Obviamente, en el caso de las regiones en las que los aditivos de alta calidad no están contenidos en el combustible en el mismo grado -o en las que se utilizan trucos para aumentar el octanaje o el número de cetano del combustible- es donde los aditivos posventa pueden marcar una diferencia significativa.

MODIFICADORES DE FRICCIÓN

El principio que explica la adición de modificadores de fricción a los aceites de motor es minimizar la pérdida de potencia causada por las pérdidas de fricción en los motores de combustión interna. La pérdida de potencia puede deberse a factores que contribuyen a ello, como la resistencia viscosa en la película de lubricante que separa las piezas móviles del motor. Los modificadores de la fricción ayudan a reducir la resistencia viscosa, manteniendo al mismo tiempo la crucial película lubricante límite.

El papel del modificador de fricción es proporcionar aditivos que no están contenidos en el aceite del motor. Después de añadir el modificador de fricción, las superficies metálicas del motor absorben una película de moléculas que recubre las paredes de los cilindros y los segmentos del pistón. La capa que cubre las superficies metálicas en el interior del motor, mejora las características de cizallamiento del lubricante durante el movimiento relativo. La reducción de la fricción es el resultado de la menor resistencia de la película y puede dar lugar a una mayor potencia y/o a un mayor ahorro de combustible.

Los aceites de calidad superior suelen contener algunos componentes modificadores de la fricción y antidesgaste, como los utilizados en los aditivos del mercado de accesorios. Sin embargo, los aceites estándar no suelen contener los aditivos de alta calidad que contienen los productos de primera calidad, y éste es el tipo de escenario en el que un modificador de fricción de un solo uso cobra sentido.

En efecto, toda la disputa sobre la eficacia y el dilema en torno al uso de aditivos gira en torno a que algunos productores de aditivos hacen afirmaciones excesivas sobre sus productos, creando a menudo expectativas que no se pueden cumplir. Así que, antes de decidirse a comprar un aditivo, considere sus opciones, es decir, los beneficios que busca y si espera un aumento masivo del rendimiento o simplemente recuperar parte del rendimiento perdido con el tiempo.

Una cosa de la que puede estar seguro es que un aditivo no puede anular años de desgaste. Lo que los aditivos suelen hacer bien es restablecer la potencia perdida, calmar un pequeño estruendo, curar una pequeña fuga o eliminar los depósitos.

¿Qué debe esperar cuando compra un aditivo? Las expectativas realistas están a la orden del día. Espere ganancias modestas. No espere un coche nuevo con más potencia de la que tenía cuando salió de fábrica.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *