Formulado para superar las especificaciones

El fluido de la transmisión automática es un fluido operativo de alta tecnología que tiene una multitud de funciones que realizar simultáneamente durante su vida útil. Principalmente tiene que proporcionar presión y transmitir par, pero sus muchas otras funciones incluyen la lubricación, la limpieza, el sellado, la absorción de contaminantes, la refrigeración, etc.

Todos los fluidos modernos para transmisiones automáticas constan de un aceite base y un paquete de aditivos para proporcionar las propiedades requeridas de una especificación concreta. El ATF contiene una mezcla de productos químicos que mejoran el rendimiento para satisfacer las exigencias de cada tipo de caja de cambios y suele contener aditivos como

  • aditivos antidesgaste
  • inhibidores de la corrosión
  • detergentes dispersantes y tensioactivos
  • mejoradores del índice de viscosidad y modificadores de la viscosidad
  • aditivos para el hinchamiento del sello y agentes de sellado
  • aditivos antiespumantes y compuestos antioxidantes
  • mejoradores del flujo en frío
  • espesantes de alta temperatura
  • acondicionadores de juntas

El fluido para transmisiones automáticas debe ofrecer un alto rendimiento de lubricación, altos niveles de estabilidad a la oxidación para soportar altas temperaturas locales de funcionamiento, buenas propiedades de fluidez para garantizar un funcionamiento sin problemas en condiciones de frío, propiedades de viscosidad estables y características de comportamiento de fricción adecuadas para garantizar una toma de fuerza silenciosa, consistente y sin sacudidas.

Muchos fabricantes afirman que sus cajas de cambios están llenas de por vida, pero esto sólo es posible en condiciones de laboratorio. En el mundo real, el líquido de la transmisión debe sustituirse periódicamente y algunos fabricantes han enviado a los distribuidores boletines de servicio en este sentido.

Un factor que aumenta la presión sobre los sistemas de transmisión es el nivel de rendimiento cada vez mayor de los automóviles, que ha llevado a que las cajas de cambios más pequeñas gestionen mayores cantidades de par. Este tipo de acontecimientos implica un mayor riesgo de que se produzcan altas temperaturas con mayor rapidez. El espacio restringido y el menor volumen de fluido que conlleva el uso de carcasas más pequeñas no hace sino aumentar el riesgo de sobrecalentamiento.

El mayor enemigo del fluido de la transmisión automática es el calor. Cuanto mayor sea la carga de la caja de cambios, mayor será la temperatura del aceite en su interior. La acumulación de calor se debe a las pérdidas por fricción de las piezas móviles del interior de la caja de cambios. La temperatura del aceite en las transmisiones de los automóviles a menudo alcanza los 130°C y, en condiciones difíciles, puede incluso llegar a temperaturas de alrededor de 160°C. Cuanto mayor sea la temperatura interna, antes envejecerá y se deteriorará el líquido de la transmisión.

Cambios de marcha bruscos y vibraciones

A medida que el fluido de la transmisión automática se deteriora, empieza a cambiar de color, en parte debido al material de fricción de las bandas de freno, las limaduras metálicas y otros contaminantes suspendidos en el fluido, pero también debido al envejecimiento. La fatiga por el calor en el ATF acabará haciendo que el fluido pase del color rojo al marrón y finalmente al negro. Si el fluido se deteriora tanto, la caja de cambios puede haber sufrido ya daños a largo plazo. Esperar hasta que el fluido se haya deteriorado tanto no es una buena idea, ya que se podrían dañar las superficies de los cojinetes y/o el bloque de válvulas y los solenoides sensibles que controlan el flujo de fluido alrededor de la caja de cambios.

Los fallos más comunes asociados a un ATF degradado son

  • vibración de la transmisión
  • mala selección
  • fallo de selección
  • olor a quemado
  • mala toma de impulso / mala aceleración

Cuando sustituya el fluido de la transmisión, tenga en cuenta lo siguiente.

Se necesita un fluido de transmisión automática específico para garantizar el rendimiento y la protección adecuados de la transmisión. El fluido de transmisión adecuado para cada aplicación depende del fabricante del vehículo, el modelo, el año del modelo y el tipo de transmisión. Observe las recomendaciones del fabricante del vehículo para asegurarse de que se utiliza el fluido correcto y se mantiene el intervalo de sustitución del fluido.

BIZOL tiene el fluido adecuado para su transmisión automática

BIZOL Protect ATF DCT es un moderno fluido de transmisión de alto rendimiento.

BIZOL Protect ATF DCT es para su uso en vehículos con transmisiones de doble embrague (DCT), por ejemplo, VW, Audi, Seat, Skoda transmisiones de cambio directo (DSG), Ford (Powershift), Chrysler, Volvo, etc. BIZOL ha utilizado la última tecnología de hidrocraqueo en combinación con una excelente combinación de aditivos para cumplir y, en algunos casos, incluso superar los requisitos de los fabricantes de cajas de cambio DCT. BIZOL Protect ATF DCT garantiza unas características de fricción estables, incluso en las condiciones de funcionamiento más duras.

BIZOL Protect ATF D-III+ es un líquido de transmisión automática universal.

BIZOL Protect ATF D-III+ utiliza una fórmula probada y fiable y puede utilizarse en las cajas de cambios automáticas de turismos, vehículos pesados, autobuses y vehículos especiales. Protect ATF D-III+ es adecuado para su uso en convertidores de par, paquetes de embrague y sistemas de dirección hidráulica. El aceite base de alta calidad y los aditivos seleccionados de BIZOL ATF DIII+ garantizan unas excelentes características de conducción incluso en condiciones de carga elevada. También cabe destacar que Protect ATF D-III+ tiene una compatibilidad extremadamente buena con diversos materiales de sellado.

BIZOL Protect ATF LV es un moderno líquido de transmisión automática de alto rendimiento.

BIZOL Protect ATF LV está formulado para la nueva generación de transmisiones automáticas con requisitos de baja viscosidad. La combinación de aceites base de alta calidad y la avanzada tecnología de aditivos garantiza una excelente estabilidad al envejecimiento y a la oxidación, así como una protección superior contra el desgaste. Permite un cambio de marchas suave a temperaturas ambientales extremadamente bajas y permite intervalos de cambio de aceite más largos. BIZOL Protect ATF LV contiene un acondicionador de juntas que mantiene las juntas y reduce el envejecimiento para ofrecer un rendimiento óptimo de la transmisión durante más tiempo.

Para ver la gama completa de ATF que ofrecemos, consulte nuestra página web: https://www.bizol.com/es/productos/gama-completa-de-productos/aceite-atf/

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *